Carta de la Maestra Cheng Yen: la pandemia de COVID-19

Mayo 2021
Publicación #12

COMPARTIR

Queridos Voluntarios de Tzu Chi:
Deseo que se encuentren bien y a salvo.
Mientras todos rezamos por estar sanos y salvos, podemos ver que la pandemia de COVID-19 continúa esparciéndose alrededor del mundo. Con casi 200 países y regiones afectados por la pandemia, el mundo ahora acumula cerca de 170 millones de casos confirmados y casi 3.5 millones de personas fallecidas como resultado. Viendo tantos desastres naturales que ocurren de manera continua alrededor del mundo y al mismo tiempo la pandemia que sigue esparciéndose, no tengo palabras para describir mis pensamientos y preocupaciones.
¿Durante cuánto tiempo durará ésta pandemia? ¿Cómo seguirá desarrollándose? Se siente como si no hubiera un final a la vista. Decir que estoy llena de preocupación y tristeza no expresa el cómo me siento. Para evitar que el virus se siga propagando, es necesario detener todas las reuniones y que todos usen barbijos, se laven las manos con frecuencia y se queden en sus casas el mayor tiempo posible.
Al enfrentar esta dura batalla contra la pandemia, los trabajadores de primera línea, tales como el personal médico, los oficiales de policía y los bomberos, se encuentran trabajando incansablemente. Ya sean los que han contraído el virus, los que necesitan aislarse e incluso los que están sanos, todos se encuentran ansiosos y la vida de todos se ha visto afectada. Ante esta situación, debemos estar atentos y tomar precauciones. Al cumplir con las reglas y regulaciones gubernamentales y al hacer nuestro mejor esfuerzo para protegernos a nosotros mismos, nuestra familia y la sociedad en su conjunto estarán a salvo y bien.
En estos momentos, necesitamos tener una mente tranquila. Mientras nos quedamos en casa, debemos “detenernos, escuchar y leer”. Debemos dejar de salir mientras dedicamos más tiempo a escuchar y leer las enseñanzas de Buda. Es así cómo debemos dejar de crear mal karma, y volver a aprender continuamente del Dharma. Al abrir nuestros corazones y mentes, seremos capaces de asimilar verdaderamente el Dharma que nutrirá nuestra vida de sabiduría. Y, cuando abres tu corazón y dejas que surja la sabiduría, es como si tú y yo estuviésemos en el mismo espacio todo el tiempo.
Esta pandemia es una advertencia de la Madre Naturaleza hacia la humanidad. Además, con nuestra Tierra dañada y los desastres que ocurren con frecuencia, no hay palabras para describir los enormes desafíos que enfrentan los humanos en este mundo. Aunque enfrentamos esto con el corazón apesadumbrado, no podemos ser pesimistas, ya que tener miedo no ayuda. Entonces, ¿cómo podemos detener esta pandemia aparentemente imparable? Sólo hay una solución, y es promover sinceramente lecciones sobre el respeto a la vida. Debemos respetar todas las vidas, no solo las vidas humanas, sino también las vidas de todos los animales. Ese es el amor más sincero, piadoso y omnipresente. Por lo tanto, debemos adoptar una dieta vegetariana y aprovechar la oportunidad de educar a las personas sobre lo que comemos y así promover el vegetarianismo. Dado que la comida es de gran importancia en este mundo, aquí radica una de las grandes lecciones que trae esta pandemia.
Con mi más sincero corazón, pido a todos los voluntarios de Tzu Chi de todo el mundo que reúnan el amor de la gente para ayudar a mitigar esta pandemia. Independientemente de si uno es rico o pobre, todas las vidas son igualmente frágiles. Con el espíritu de sentir las penas de los demás como propias y de cuidar a los demás con compasión, Tzu Chi se estableció en Taiwán. Su poder de amor se ha extendido a 124 países y regiones de todo el mundo. Expreso mi más sincero agradecimiento a todos los voluntarios mundiales de Tzu Chi por superar todos los obstáculos para brindar apoyo oportuno en forma de EPP, equipo médico y suministros alimentarios. Su trabajo ha ayudado a Great Love a abrazar esta aldea global en la que vivimos y a mantener el ciclo de bondad en todo el mundo.
Esta ola pandémica es una gran lección de la Madre Naturaleza para la humanidad. Solo cuando reunimos pensamientos bondadosos y saludables y nos abstenemos de matar mientras protegemos todas las vidas, podemos eliminar los desastres. Que cada uno de nosotros exprese nuestra piedad sincera a través de acciones para reverenciar verdaderamente a la Madre Naturaleza y respetar todas las vidas haciendo buenas obras para crear bendiciones, comiendo y promoviendo una dieta vegetariana y orando por nuestro mundo. Solo así podremos poner fin a esta pandemia.

Que todos los corazones se purifiquen;
Que la sociedad se llene de paz;
Que el mundo esté libre de desastres.
Que todos estén a salvo;
Que cada familia sea bendecida con buenos augurios;
Que todos cultiven tanto las bendiciones como la sabiduría.

Fundadora de la Fundación Budista Tzu Chi, Shih Cheng Yen
os voluntarios de Tzu Chi rezan por los afectados de la pandemia antes de empezar la distribución de ayuda en una zona empobrecida de Johannesburg, Sudáfrica. (Foto por Tsai Kai-Feng, 2021/05/23)

COMPARTIR

ÚLTIMAS PUBLICACIONES

#16 Edición | Noviembre 2022
#15 Edición | Agosto 2022
#14 Edición | Mayo 2022
#13 Edición | Marzo 2022
#12 Edición | Octubre 2021
#11 Edición | Abril 2021
X
微信裡點"發現"
掃QRCode便可分享此頁
複製網址
前往微信
按"複製網址"後複製連結後,再按"前往微信"即可前往微信App分享此頁