Siguiendo las huellas de bondad y amor

Higuerón Afuera, Portoviejo. Entrega de alimentos del 18/2/2021. Foto/Tzu Chi Ecuador

Escrito por Consuelo Rivadeneira

Publicación #12

COMPARTIR

La Fundación Budista Tzu Chi de Taiwán llegó a Ecuador en el año 2016 cuando sufrimos desastres naturales: terremoto e inundaciones. Los voluntarios de la Fundación llegaron con ayuda humanitaria y también para levantar nuestro autoestima. Fue allí cuando conocí a Martín, Jenyffer, Boris y otros voluntarios de todo el mundo. Decidí unirme como voluntaria al igual que otras personas al conocer la misión de la Maestra Cheng Yen y su espiritualidad para ayudar a los demás. Los voluntarios Jenyffer y Boris han estado formándonos y fortaleciéndonos, dándonos a conocer las enseñanzas de la Maestra. Hemos trabajado en casos de caridad donde conocimos la realidad de las personas que viven en situaciones difíciles ya sea por enfermedades o por haber sido abandonados por sus familias. Los voluntarios estamos allí para ayudar.  

Higuerón Afuera, Portoviejo. Entrega de alimentos del 18/2/2021. Foto/Tzu Chi Ecuador

Los años 2020 y 2021 han sido muy duros porque la pandemia del covid-19 ha dejado mucho dolor con pérdida de seres humanos y la crisis económica ha hecho que muchas familias sufren por falta de alimentos. Como voluntarios de la Fundación Tzu Chi, nos hemos mantenido unidos por medio de la tecnología. Nos conectamos a diario para orar juntos por el fin de la pandemia, para aprender las enseñanzas de la Maestra, ver sus videos, y leer los aforismos. Esto nos ha fortificado y esa semilla que Ella ha sembrado en Ecuador está cosechando buenos frutos, ya que cada día vamos por ese camino que Ella ha pavimentado e inspirado a otras personas para que sigan sumándose a esta gran misión de Tzu Chi.

Junto al grupo de voluntarios de la Fundación he recorrido muchos lugares de la ciudad de Portoviejo haciendo entregas de kit de alimentos a familias de sectores vulnerables. Con un poco de temor pero protegidos con las medidas de bioseguridad y siempre poniendo en práctica las enseñanzas de la Maestra no hay impedimento alguno para que yo pueda salir a cumplir con nuestra misión. Mi familia también es mi apoyo, al igual que Jenyffer, Boris y todos mis hermanos voluntarios que siempre están pendiente de mi salud, ya que de todos los voluntarios de Portoviejo soy la de mayor edad.

Higuerón Afuera, Portoviejo. Entrega de alimentos del 18/6/2021. Foto/Tzu Chi Ecuador

Cuando visitamos a las familias nos damos cuenta de que no sólo hay sufrimiento por falta de alimentos, sino que también por la ignorancia y las aflicciones del ser humano. La contaminación y el consumo excesivo de carne ha hecho mucho daño al planeta. A diario se sacrifican muchas vidas de seres vivientes, porque la mentalidad de las personas está llena de un karma negativo. Es por eso que la Maestra quiere que transmitimos el mensaje de alimentarnos sanamente, es decir consumir alimentos que contienen muchos granos y vegetales es muy importante. Los kits de alimentos que distribuimos contienen muchos granos. Y así estamos cambiando la mentalidad de muchas personas que se comprometen a dejar de consumir carnes de animales. Es hermoso cuando llegamos a un hogar y vemos la alegría de las personas con sus sonrisas que quedan plasmada en nuestros corazones. Hablarles de la fundación y de la Maestra es algo que realmente les llena de felicidad. Les hablamos de la alcancía de bambú y de cómo podemos ir ahorrando diariamente con una moneda con lo poco que tenemos, para poder ayudar a otras familias.

La Fundación también ha llegado con insumos médicos a hospitales y centros de salud ya que éstos carecían de los mismos. El personal de la primera línea como los médicos, quienes se encontraban atendiendo a pacientes de covid-19, carecían de implementos de protección, y estos EPPs ayudaron mucho a cubrir esas necesidades de las casas de salud.

Mi mayor bendición fue formar parte de la familia de la Fundación Tzu Chi, haber conocido a la Maestra, y poner en práctica sus enseñanzas. El amor es lo que me hace seguir día a día. A pesar de que muchas veces se me presentan obstáculos, he podido superarlos con sabiduría, respeto, paciencia y bondad.

Gracias Maestra y voluntarios de todo el mundo. Los quiero mucho.

 

Picoaza, una vecindad de Portoviejo. Foto/Tzu Chi Ecuador

COMPARTIR

ÚLTIMAS PUBLICACIONES

#15 Edición | Agosto 2022
#14 Edición | Mayo 2022
#13 Edición | Marzo 2022
#12 Edición | Octubre 2021
#11 Edición | Abril 2021
#10 Edición | Octubre 2020
X
微信裡點"發現"
掃QRCode便可分享此頁
複製網址
前往微信
按"複製網址"後複製連結後,再按"前往微信"即可前往微信App分享此頁