La Vida le Enseñó a Derribar Muros

Hoy día, Sarah trabaja como asistente en la Dirección de la Escuela Tzu Chi. Foto/Mariana Ju

Por Melba Navarro

Publicación #14

COMPARTIR

La vida le enseñó a derribar muros

Sarah ha tenido que imponerse en un medio hostil a la discapacidad, “la vida no es de color rosa, pero el ser humano la pinta del color que quiera”.

Este es el lema de Sarah, una aguerrida muchacha que debe servir de inspiración a muchas personas, especialmente aquellas que suelen permanecer de brazos cruzados, a la espera de que la vida les sonría.

Para Sarah Santos Taveras, la discapacidad no viene de tener alguna dificultad para caminar. “Todo depende de la forma de conducirnos”, afirma.

Nació en octubre del año 2000 en La Romana, en el este de la República Dominicana. A la temprana edad de tres años, contrajo tuberculosis por vía de su madre, lo cual le provocó discapacidad motora. La Fundación Tzu Chi se enteró de su situación y la incluyó en el beneficio de “caso particular”, proveyendo ayuda alimentaria y médica aliviando su sufrimiento y el de sus familiares.

Al igual que los niños de la Escuela Tzu Chi, recibía uniformes y útiles escolares de la Fundación para continuar su desarrollo personal con mayor facilidad, lo cual ella siempre agradece. “Desde el principio me han tratado como familia”, dice. Gracias a la ayuda diaria e incondicional de su hermana, se trasladaba a la Escuela Tzu Chi del sector Villa Hermosa, en La Romana, donde cursó la educación primaria e intermedia.

Uno de los objetivos de la Ley General sobre la Discapacidad en República Dominicana es modificar los espacios físicos y eliminar las barreras arquitectónicas para facilitar la movilidad en sillas de ruedas. Con esto se busca que estas personas no abandonen sus metas profesionales a mitad del camino y para que también puedan seguir adelante en el sector laboral.

Sarah entiende que la discapacidad física no impide a que sea buena estudiante, por lo que esperamos que haga realidad su sueño de estudiar contabilidad y encontrar trabajo en sectores laborales vinculados a este área. En la escuela, Sarah se enfrentó a barreras que parecían insalvables y que probablemente también los encontrará cuando ingrese en la universidad, pero ella podrá superarlas. Sarah logró abrirse camino en una sociedad totalmente hostil a su condición.

Ella dice que mientras buscaba su transición al mundo laboral se le cerraron las puertas, hasta que la Escuela Tzu Chi la acogió. A su llegada, el centro de estudios acondicionó varias áreas para hacer su estadía más llevadera, reubicando muebles de oficina y construyendo una rampa para ir a otras áreas. Sarah ha sabido manejar su condición y las dificultades que ha encontrado. Hoy día se desempeña como asistente en la Dirección, lo cual le ayuda en su independencia económica. Será como ella dice: “Llueva o truene, voy a continuar adelante”.

Antes del accidente Nancy era una de las voluntarias con mayor participación en las actividades de la Brigada de Esperanza en NY. Foto: voluntarios Tzu Chi NY

COMPARTIR

ÚLTIMAS PUBLICACIONES

#15 Edición | Agosto 2022
#14 Edición | Mayo 2022
#13 Edición | Marzo 2022
#12 Edición | Octubre 2021
#11 Edición | Abril 2021
#10 Edición | Octubre 2020
X
微信裡點"發現"
掃QRCode便可分享此頁
複製網址
前往微信
按"複製網址"後複製連結後,再按"前往微信"即可前往微信App分享此頁