Tzu Chi entrega arroz a 1.480 familias necesitadas en Zimbabue

Los voluntarios vienen cuidando a los aldeanos pobres de la zona de Gutu. Distribuyeron arroz y harina de cereales para complementar la nutrición y también distribuyeron mantas para protegerlos del frío. Foto/Tino Chu

Por la Fundación Budista Tzu Chi | Traducido por Jebgy Vargas

Publicación #14

COMPARTIR

¿Es difícil comer tres comidas al día? Para usted probablemente no lo es, pero sí lo es para muchas personas que sufren de hambre, agravado especialmente desde el comienzo de la pandemia de COVID-19. Muchas personas en Zimbabue, en el sur de África, luchan arduamente para sobrevivir. Afortunadamente, en septiembre de este año, Tzu Chi pudo distribuir arroz a 1.480 familias necesitadas en la provincia de Mashonaland West en Zimbabue.

En Zimbabue, muchas personas luchan por sobrevivir todos los días y una bolsa de arroz permite a una familia continuar viviendo. En el sitio de distribución de Tzu Chi, los beneficiarios cantaron en voz alta para expresar su gratitud. Después de recibir 10 kg de arroz, ya no estaban ansiosos. Una madre se conmovió hasta las lágrimas. Lo que los voluntarios de Tzu Chi ofrecían era amor y cuidado; además ayudaron a aquellas personas con dificultades físicas, una por una.

Las bolsas de arroz sobre sus cabezas solucionan sus dificultades temporalmente. Foto/Hlengisile Jiyane

Uno de los beneficiados, Evermore Kunhonga, dijo: “Mi vida es realmente difícil. Debido a mi condición de salud, no puedo hacer muchas cosas. Solo quiero decir gracias por el arroz. Esto permite a mi familia vivir otro día más”.

Otrao mujer que ayudamos, Joyce Maruwa, dijo: “Mi hija ha fallecido y ahora tengo que cuidar a mi nieto. Te estoy agradecida. Realmente me ayudas mucho. Es un gran alivio para mí. Me voy a casa para cocinar para el niño “.

En el sitio de distribución, el olor del arroz estaba en el aire. La pobreza y el hambre eran temas serios para todos los presentes. Las bolsas de arroz cargados sobre sus cabezas eran una solución temporal a sus dificultades.

El voluntario local Muda Magaya se conmovió por el evento y dijo: “Lo que está sucediendo aquí hoy es que Tzu Chi está regalando arroz a aquellas personas desfavorecidas. Lo que he aprendido de Tzu Chi es que todos somos uno. Más allá de nuestro color de piel, no importa de donde uno proviene, todos somos uno”.

Tino Chu, un voluntario de Tzu Chi en Zimbabwe, expresó su gratitud a los voluntarios locales por venir y ayudar en esta distribución de arroz, “Hubo tres distribuciones en total hoy. Estoy muy agradecido. Algunas personas vinieron con miembros de su familia para que les ayude, mientras que otros vinieron por sí solos”. Los voluntarios ayudaron a cada uno de los beneficiarios con problemas físicos así como también aquellas personas que vinieron solas.

Los voluntarios de Tzu Chi nunca esperan nada a cambio cuando ayudan a otros. Es más, muestran su gratitud a los beneficiarios y a otros. Ellos aprenden esto del Dharma. El Dharma enseña a los voluntarios a acercarse y ayudar a personas que están sufriendo. Así es como los voluntarios de Tzu Chi aprenden, comparten y practican el Dharma para servir a todas las personas.

Da sin esperar nada a cambio, y da con gratitud

Aforismo de Jing Si de la Maestra Cheng Yen

COMPARTIR

ÚLTIMAS PUBLICACIONES

#15 Edición | Agosto 2022
#14 Edición | Mayo 2022
#13 Edición | Marzo 2022
#12 Edición | Octubre 2021
#11 Edición | Abril 2021
#10 Edición | Octubre 2020
X
微信裡點"發現"
掃QRCode便可分享此頁
複製網址
前往微信
按"複製網址"後複製連結後,再按"前往微信"即可前往微信App分享此頁