Un Grupo de Latinos Cambian sus Hábitos Alimenticios con Apoyo de Tzu Chi

Gladys Chica (izquierda), colaboró con el equipo de Tzu Chi ofreciendo su casa para repartir los platos de comida. Foto/Kevin Wang

Escrito por María Pacheco Valles

Publicación #15

COMPARTIR

Desde sus inicios la Fundación Budista Tzu Chi promueve la alimentación vegetariana como la mejor opción para vivir en armonía y gozar de buena salud. “Cuando somos capaces de doblegarnos y respetar la vida, esto demuestra nuestra máxima reverencia y el poder de nuestro amor”, palabras de la fundadora de Tzu Chi la Venerable Maestra Cheng Yen.

Desde 2020, cuando la pandemia de Covid-19 impactó el mundo entero, los voluntarios de Tzu Chi Long Island decidieron distribuir alimentos iniciando con el programa de abastecimiento de comida en el que distribuyeron víveres y productos enlatados. Las distribuciones ayudaron a los habitantes del condado de Nassau, quienes se vieron afectados por el impacto de COVID-19. En total—desde ese momento—han atendido un 80% de hispanos y 20% de otras razas.

Durante estas distribuciones de alimentos los voluntarios se dieron cuenta que las personas sufrían de varias enfermedades, por esta razón decidieron comenzar con un programa piloto que busca apoyarlos en mejorar su salud. El programa—diseñado para durar 21 días—inició el 16 de mayo y terminó el 5 de junio de 2022. Los voluntarios de Tzu Chi se dieron cuenta que la mayoría de las personas beneficiadas sufrían de alguna enfermedad crónica como diabetes, hipertensión, obesidad y colesterol alto, razón por la cual el equipo de la Fundación Budista decidió iniciar el Reto de los 21 Días Vegetarianos. Las personas que participaron en el desafío recibieron dos comidas diarias durante 21 días, completamente gratis. Estas comidas fueron preparadas por el restaurante 88 Sezchuan, un establecimiento de comida china ubicado en Long Island.

Los voluntarios de Tzu Chi distribuyeron los platos de comida a los participantes del Reto. Foto/Debbie Shen

Cada plato era de buena calidad, cocinado con amor y dedicación por los trabajadores del restaurante 88 Sezchuan. Debido a que la mayoría de los participantes eran latinos, la comida entregada durante el programa de 21 días de Tzu Chi era muy distinta a la que estaban acostumbrados, sin embargo tan pronto como probaron la comida, se sorprendieron de que los platos estaban deliciosos demostrando así que la comida vegetariana no es insípida. Para muchos participantes, este cambio de hábitos alimenticios fue un gran desafío. Debido a que estas comidas mínimas en aceite, sal, azúcar y sin ninguna proteína animal, son muy diferentes a la dieta alimentaria llevada en la mayoría de los países de Latinoamérica donde prevalece el alto consumo de carbohidratos y carnes, sin embargo pocos días después de empezar los participantes coincidieron en que los alimentos que consumían superaban todas sus expectativas.

Los platos de comida balanceada y saludable fueron entregados a diario a cada uno de los participantes. Foto/Iris Chiou

El Doctor Wencai Xu—también voluntario de Tzu Chi—fue el encargado de evaluar clínicamente a los participantes tanto al inicio como al final del desafío, y durante el último día se comprobó que el 80% de las personas que hicieron el reto perdieron entre 2 y 12 libras sintiéndose mejor físicamente y con más energía. No sólo las vidas de los participantes cambiaron por completo, también lo hicieron las vidas de sus familias. Este fue el caso de la madre de Yehaida, quien tenía cáncer, y que por esta razón su médico le recomendó que cambiara su dieta. Cuando Yehaida y su madre se sumaron al desafío, la salud de la madre mejoró considerablemente y ahora ambas han decidido cambiar sus viejos hábitos alimenticios. Para ello comprarán más vegetales en el mercado chino, además tanto Yehaida como su madre quieren empezar a ser voluntarias de Tzu Chi. 

Sobreviviente de cáncer comparte su historia

Gladys Chica, una mujer ecuatoriana quien reside en Estados Unidos y sobreviviente de cáncer, fue una de las participantes en el desafío y también se involucró en el voluntariado de Tzu Chi. Ella fue la encargada, junto a Lillian Kuo, directora de Programas de Caridad de Tzu Chi en Long Island, de entregar las comidas a los participantes.

En 2009 después de una serie de chequeos, los médicos encontraron un pequeño bulto en su seno que luego se convirtió en cáncer. Gladys se sometió a una operación donde el cáncer fue extraído y ella fue sometida por una semana a varias sesiones de radiación. Pero su tratamiento fue más largo de lo que imaginaron. Luego de hacer radioterapia, Gladys empezó a hacer quimioterapia oral, y durante cinco años consumió pastillas para evitar que el cáncer regresara.
Sin embargo el tratamiento que se suponía debía mantenerla sana, empezó a socavar su salud. “Estaba libre de cáncer, pero mis huesos se debilitaron muchísimo, cada vez que iba a chequearme el doctor encontraba mis huesos más y más débiles. También gané mucho peso por el mismo tratamiento. El exceso de peso más los problemas óseos en mi cuerpo empezaron a pasarme factura y llegó un punto donde ya no podía caminar”, comentó Gladys.

El Reto de 21 días organizado por Tzu Chi, ha sido de gran ayuda para los participantes en poder cambiar y mejorar sus hábitos alimenticios. Foto/Debbie Shen

Agregó que genéticamente también está predispuesta a sufrir de diabetes e hipertensión, debido a todos estos factores Gladys decidió hacer cambios en su vida. “Un día estaba de consulta con mi doctor y de repente escuché a dos personas hablando sobre Tzu Chi, sobre el desafío que estaban organizando y nombraron un número de teléfono. En ese momento no les pregunté nada, pero anoté el número y al llegar a mi casa llamé y así fue como me puse en contacto con Lillian”, dijo Gladys al referirse a su primer encuentro con la Fundación.

Gladys destaca la compasión, el amor y la voluntad con la que todos los voluntarios de Tzu Chi ayudan a las personas que lo necesitan. Por esta razón no dudó un segundo en convertirse en voluntaria y traductora del inglés al español para ayudar a los latinos que Tzu Chi atiende en sus diversos programas. “Todas las personas que son parte de Tzu Chi son excelentes seres humanos, son bendiciones que llegaron a mi vida, ayudan desinteresadamente y lo hacen desde el corazón. Quiero ser parte de la fundación porque aunque soy católica comparto los mismos valores de humanidad, amor por el prójimo y respeto al igual que Tzu Chi”, aseguró Gladys.

Para Gladys los cambios debido a la alimentación vegetariana se empezaron a ver rápidamente, cuando pocos días después de empezar notó que su ropa le quedaba menos apretada y se sentía con más energía.

Toda la comida era deliciosa, llena de sabores, baja en sal, sin aceite y realmente nutritiva. Aún me parece increíble todo lo que las personas de Tzu Chi hacen por nosotros.

Gladys Chica
Participante del reto y voluntaria de Tzu Chi

Además de ofrecer a los participantes dos comidas al día, la fundación budista también dió sesiones donde les enseñaron cómo sustituir la proteína animal con proteína vegetal y les enseño otros pasos para hacer su transición al vegetarianismo mucho más fácil. “Ahora para mi no hay vuelta atrás, disfruto comer vegetariano porque es rica y es la mejor opción para mi salud”, confesó Gladys, quien perdió más de cinco kilos, aprendió a comer de una manera más consciente, conectada con la naturaleza y su salud.

Lillian Kuo (izquierda) fue una de las encargadas de ejecutar el plan de 21 días, ella siempre estuvo pendiente de las necesidades de los participantes. Foto/Iris Chiou

Los voluntarios de la Fundación Tzu Chi seguirán trabajando en la ejecución de programas que tengan como objetivo promover la alimentación vegetariana entre los jóvenes y adultos que tengan interés en ayudar a la conservación del planeta. La tarea principal de Tzu Chi será enseñar a estas personas a preparar deliciosas comidas vegetarianas para que así sus hábitos alimenticios mejoren como sucedió con los participantes del Reto de los 21 Días Vegetariano.

Adoptar una dieta vegetariana para traer paz al mundo.

Maestra Cheng Yen

COMPARTIR

ÚLTIMAS PUBLICACIONES

#16 Edición | Noviembre 2022
#15 Edición | Agosto 2022
#14 Edición | Mayo 2022
#13 Edición | Marzo 2022
#12 Edición | Octubre 2021
#11 Edición | Abril 2021
X
微信裡點"發現"
掃QRCode便可分享此頁
複製網址
前往微信
按"複製網址"後複製連結後,再按"前往微信"即可前往微信App分享此頁