Crear bendiciones colectivamente para lograr la paz

Enseñanzas de la Maestra del Dharma Cheng Yen
Traducido por M. Carolina Saheli

Publicación #18

COMPARTIR

El tiempo pasa tan rápido. Parece como si estuviéramos hablando del Año Nuevo Lunar y compartiendo los saludos de Año Nuevo. Ahora ya es el comienzo del segundo mes lunar, y ha pasado otro mes. La vida es más cómoda cuando nuestros días son predecibles y no nos enfrentamos a muchos cambios. Pasar cada día en paz y sencillez es motivo de felicidad. Sin embargo, este tipo de vida no es fácil de alcanzar.

Con el avance de la tecnología, cuando haya desastres en el mundo, aprenderemos rápidamente sobre ellos. Esto nos deja con el corazón roto. Pensé en el terremoto mortal que azotó Turquía y Siria. Muchos edificios se derrumbaron. Los que estaban dentro no tenían tiempo para pedir ayuda, y sus posibilidades de supervivencia eran escasas. En cuanto a los que estaban afuera, cuando escucharon el ruido y se dieron la vuelta para mirar, edificios enteros ya se habían derrumbado.

La fricción entre las placas tectónicas puede abrir una fisura en el suelo de varios metros de ancho. Para los humanos, no es tarea fácil cavar un arroyo o río, pero la naturaleza tiene tal poder que un gran pedazo de tierra puede ser destrozado instantáneamente, como si fuera solo un pedazo de papel, causando un sufrimiento inmediato de gran magnitud. 

Cuando ocurre un desastre, en un momento fugaz, surgen la impermanencia y el sufrimiento. Vimos a una madre tratando desesperadamente de liberar a su hija de debajo de los escombros. Su hija todavía estaba consciente, pero la madre no podía liberarla y solo podía gritar de angustia. También había una mujer embarazada que estaba en trabajo de parto, con su hijo a medio camino de su vientre. Ella estaba gritando de dolor cuando su casa se derrumbó. Muchas tragedias como estas ocurrieron al mismo tiempo, en un instante. Es realmente difícil de describir con palabras.

Se movilizaron equipos de búsqueda y rescate de muchos países y debido a la distancia que tenían que volar, corrían contra el tiempo. Incluso con una entrada rápida a través de la aduana, el proceso todavía lleva tiempo. Los equipos de Taiwán tuvieron que viajar más de diez horas para llegar a Turquía, pero una vez allí, pudieron rescatar a cuatro sobrevivientes del terremoto. Sus esfuerzos fueron realmente valiosos.

En tiempos de desastre, muchas personas deben unirse, dar de sí mismas y brindar apoyo. Recuerdo que en 2018, en respuesta a una serie de terremotos en Hualien, los equipos médicos y voluntarios se movilizaron rápidamente. Los voluntarios de Tzu Chi de todas partes trabajaron conscientemente, practicando la bondad amorosa, la compasión, la alegría y la ecuanimidad, dando su amor a través de las Cuatro Misiones simultáneamente. También hubo muchos otros equipos de diferentes orígenes religiosos que se unieron para servir en la primera línea del trabajo de rescate o para brindar apoyo en la parte posterior.

Para los sobrevivientes del terremoto en Turquía y Siria, esperamos proporcionar algo más que ayuda inmediata en caso de desastre; esperamos también proporcionar asistencia a corto y largo plazo para ayudar a los sobrevivientes mientras intentan volver a la vida normal. Ante un desastre tan grande, necesitamos una gran fuerza para dar de inmediato y con confianza. Esto requiere fragmentos de esfuerzo que se han acumulado con el tiempo. Por eso decimos que necesitamos “fe, votos y acción”.

El Buda nos enseña a practicar la bondad amorosa, la compasión, la alegría y la ecuanimidad. Ante la impermanencia, el sufrimiento y el vacío, necesitamos practicar el Camino del Bodhisattva en este mundo. Así como los equipos de búsqueda y rescate necesitan capacitación constante para que estén preparados para salvar vidas durante los desastres, necesitamos cultivar el amor, la fe y la fortaleza durante un largo período de tiempo. Debemos difundir el amor por todo el mundo, y también debemos acumular recursos continuamente.

Todos los días, me preocupo por los desastres en este mundo. También me preocupa la pobreza y la falta de armonía en los corazones de las personas. Siempre hay una sensación de pesadez en mi mente mientras me pregunto qué métodos podemos usar para traer paz al mundo. Como todo surge del karma colectivo de los seres sintientes, ¡debemos crear colectivamente bendiciones juntos! Debemos reunir buen karma para beneficiar al mundo. No debemos hacer cosas que conducen al desastre.

Compilado de las enseñanzas de la Maestra Cheng Yen en las asambleas de voluntarios de la mañana del 7 y el 20 de febrero de 2023.

COMPARTIR

EDICIONES PASADAS

Edición #20 | Noviembre 2023
Edición #19 | Agosto 2023
Edición #18 | Abril 2023
Edición #17 | Febrero 2023
Edición #16 | Noviembre 2022
Edición #15 | Agosto 2022
X
微信裡點"發現"
掃QRCode便可分享此頁
複製網址
前往微信
按"複製網址"後複製連結後,再按"前往微信"即可前往微信App分享此頁