COMPARTIR

Tzu Chi fortalece la recuperación de California tras las tormentas

Escrito por Ida Eva Zielinska
Traducido y adaptado al español por Gabriela Barzallo
Editado por M. Carolina Saheli y Gabriela Guandique

Publicación #18

COMPARTIR

Una niña junta sus manos en oración durante la ceremonia de distribución de ayuda en el condado de Merced, California, el 4 de febrero de 2023. Foto/Kitty Lu

A finales de 2022, California se vio azotada por una serie de tormentas invernales que perdurarían gran parte del mes de enero, desatando una secuela de calamidades que transformarían la época navideña en una experiencia desgarradora. Se estima que el estado de California ha perdido más de 30 mil millones de dólares como resultado de los daños de la tormenta durante los meses de diciembre y enero. 

Los residentes de California se enfrentaron a inundaciones repentinas, deslizamientos de tierra y cortes de energía, lo que resultó en la interrupción de sus vidas cotidianas y la destrucción de sus hogares y propiedades. El sistema de agua atmosférica causó múltiples condiciones meteorológicas peligrosas y potencialmente mortales, como fuertes nevadas, lluvias torrenciales y vientos huracanados. Esto llevó a efectos acumulativos y agravantes, como inundaciones y apagones. Muchos residentes denunciaron la falta de aviso previo de peligro inminente. 

Durante la crisis, el Servicio Meteorológico Nacional emitió avisos de inundación para el 90% de la población del estado, y las autoridades gubernamentales evacuaron a más de 96,000 personas. A finales de enero, al menos 22 personas habían muerto. El gobernador de California, Gavin Newsom, solicitó al presidente Joseph Biden una Declaración de Emergencia que fue emitida el 14 de enero de 2023, para proporcionar fondos federales a las personas afectadas en los condados de Merced, Sacramento y Santa Cruz. El 18 de enero, la Casa Blanca agregó los condados de Monterey, San Luis Obispo y Santa Bárbara a la lista. 

A medida que California intenta recuperarse de estas tormentas devastadoras, es necesario tomar medidas rápidas y efectivas para abordar los desafíos que enfrenta la región. A pesar de las tormentas, los voluntarios de Tzu Chi estuvieron allí para brindar ayuda y apoyo emocional. Con su noble y dedicado trabajo, Tzu Chi pudo hacer una gran diferencia en la vida de personas en las comunidades afectadas, muchas de las cuales eran migrantes, dándoles una nueva esperanza para reconstruir sus vidas. 

Pérdida y trauma: Merced

Fabi Cervantes intenta consolar a la mascota de su madre, una cacatúa que todavía mostraba signos de angustia después de las inundaciones. Foto/Kitty Lu

El condado de Merced, en el valle de San Joaquín, ubicado en la parte norte-central de California, experimentó graves inundaciones durante la tormenta. Estas fuertes lluvias provocaron el desbordamiento de dos quebradas y la inundación de  Planada, un área residencial ubicada cerca de estos canales de agua. De acuerdo a reportes de CNN, “casi toda California registró totales de precipitación de 400-600% por encima de los valores medios”. Los afectados enfrentaron una abrumadora sensación de pérdida cuando regresaron a sus hogares dañados por el agua. Fabi Cervantes relató: “Cuando volvimos el viernes por la noche, parecía que un tornado había pasado por nuestra casa, y muchos recuerdos estaban bajo el agua. Fue horrible”. Planada, una pequeña comunidad agrícola en el condado de Merced con una población de alrededor de 4,000 habitantes, fue una de las áreas más afectadas con cientos de evacuados debido a las fuertes lluvias.

Planada estaba bajo el agua y nunca habíamos vivido algo así. Muchos seguimos sufriendo el síndrome postraumático, porque no estábamos preparados.

Amor de Tzu Chi en el condado Merced

El condado de Merced es el hogar de muchos residentes indocumentados y de bajos ingresos que subsisten con el trabajo agrícola estacional. La falta de viviendas y los retrasos en la reconstrucción dificultan la recuperación después de una catástrofe. Foto/Kitty Lu

El 4 y 11 de febrero, un equipo de 43 voluntarios de la Región Noroeste de Tzu Chi USA viajó a los Centros de Recuperación por Desastre de FEMA (DRC, por sus siglas en inglés) en Yosemite Hall, en el Recinto ferial del condado de Merced, para realizar dos distribuciones de ayuda en caso de desastre por las tormentas invernales de enero de 2023. Tzu Chi distribuyó tarjetas de ayuda a más de 300 familias. Los voluntarios brindaron apoyo emocional mientras escuchaban algunas de sus historias.

Sin embargo, cuando llegaron nuevas solicitudes de ayuda, Tzu Chi Región Noroeste realizó una tercera distribución el 25 de febrero de 2023, así ayudando a un total de 50 familias más.

En Planada, los voluntarios de Tzu Chi se reunieron en la casa de Fabi Cervantes, coordinadora de Planada En Acción, una organización local que se esfuerza por “impactar positivamente a su comunidad”. Cervantes explicó a los voluntarios cómo la lluvia dañó su propiedad diciendo que el moho empezó a cubrir paredes y techo. “La inundación fue de cuatro pies de altura. Llegaba desde aquí hasta el callejón, y no había electricidad. La casa olía a humedad, y el agua del grifo y del alcantarillado se mezclaron. Así que sí, todo fue difícil”, comentó Fabi. 

Durante la primera distribución, el supervisor del condado de Merced, Rodrigo Espinosa, compartió información sobre este condado con los voluntarios de Tzu Chi. “El condado de Merced es un área predominantemente agrícola. Producimos productos lácteos y almendras; las familias de bajos ingresos y los trabajadores agrícolas indocumentados son la fuerza laboral principal aquí. Desafortunadamente, el desastre ha hecho la vida muy difícil para estos residentes”.

Voluntarios de Tzu Chi entregan tarjetas de débito a sobrevivientes. Foto/ Kitty Lu

Cuando los voluntarios acuden a un lugar por primera vez, se sienten muy inspirados al poder ayudar directamente a la gente de forma muy oportuna. Es una gran experiencia para los voluntarios.

Empleados del condado de Merced también vinieron a ayudar, algunos voluntarios colaboraron con la traducción al español o guiaron a la gente a través del protocolo en el DRC.

Los voluntarios de Tzu Chi dieron algo más que ayuda económica. El equipo ofreció apoyo moral a través de las palabras de aliento, la escucha activa y cálidos abrazos.

Me han abrazado y me han sostenido. Es muy importante que nos apoyemos los unos a los otros. Eso me ayudará a salir adelante.

Durante la primera distribución, Tzu Chi USA entregó $94,000 dólares en tarjetas de efectivo prepagadas, que beneficiaron a 135 hogares que cumplían los requisitos, ya fueran inquilinos o propietarios de viviendas cuya residencia principal quedó destruida o gravemente dañada por las tormentas. María Guadalupe Rentería acudió con su hijo mayor, un joven de 22 años con necesidades especiales.

Mi hijo tiene una discapacidad intelectual. Tengo tres más pequeños. Estoy muy agradecida con Tzu Chi por su ayuda porque lo perdimos todo. Somos siete en la familia y esto es mucho para nosotros. Estoy muy agradecida por toda la ayuda.

María Guadalupe Rentería asiste a la distribución con su hijo adulto, que no ve bien y tiene dificultades para hablar. Foto/Kitty Lu

Muchos ya estaban planeando cómo usar la ayuda económica. “Una cosa que voy a comprar son los sillones que perdí en la inundación; a mis hijos les encantan los sillones”, dijo alegremente Mercedes Pérez, añadiendo también que “sé que mis hijos van a estar súper contentos porque lo que hayan perdido de juguetes, o ya sabes, cualquier cosa, [esto] les va a ayudar.”

Creo que la gente puede sentir la ayuda. A veces parece que no hay esperanza, ¿verdad? Pero con el apoyo y la compasión de la Fundación [Budista] Tzu Chi y de otros, aunque no les haga sentirse completos, creo que se sienten mucho mejor, y creo que la comunidad se recuperará más rápido.

Rodrigo Espinoza, Supervisor del Distrito Uno del condado de Merced, se dirige a la comunidad, aliviado de que la ayuda de Tzu Chi pueda contribuir a su recuperación. Foto/C. M. Yung

Al dirigirse a los congregados en la distribución, Fabi Cervantes hizo un llamado a la solidaridad, diciendo: “Espero que nuestra comunidad permanezca unida; que sigamos trabajando juntos. Somos una comunidad pequeña; podemos hacerlo. Podemos superar lo ocurrido”. También dio las gracias al director ejecutivo de la Región Noroeste de Tzu Chi USA, Minjhing Hsieh: “No tenía por qué venir a Planada, pero vino porque se preocupa y esta es la forma en que está mostrando su compasión”.

Fabi Cervantes insta a la comunidad a mantenerse fuerte y unida, al tiempo que agradece a Minjhing Hsieh por traer la ayuda de Tzu Chi. Foto/C. M. Yung

Durante la segunda distribución, el 11 de febrero, Ana Zaragoza, madre de dos hijos y esperando gemelas se vio afectada por las lluvias e inundaciones de este invierno en Planada, California. Al igual que Ana, muchas familias se encuentran viviendo la misma situación.

Al mismo tiempo, varias agencias gubernamentales organizaban ayuda de emergencia. La Agencia Federal para el Manejo de Emergencias de EE. UU. (FEMA, por sus siglas en inglés) estableció un centro de recuperación en Merced a sólo nueve millas de distancia de Planada.

Proporcionamos ayuda financiera a las personas que han sufrido daños. Cuando no podemos, les remitimos a organizaciones de voluntarios que pueden apoyarlos durante sus esfuerzos de recuperación a largo plazo.

Minjhing Hsieh, director ejecutivo de Tzu Chi USA Región Noroeste, explicó que la Oficina de Servicios de Emergencia del Estado de California (OES, por sus siglas en inglés) los contactó para unirse al Centro de Distribución Regional de FEMA. Aunque los voluntarios de Tzu Chi de Modesto y Fresno ya habían brindado ayuda en casos de incendios forestales en la zona general, esta sería la primera vez que el equipo de la región noroeste de Tzu Chi USA participaría en una operación de ayuda a gran escala contra inundaciones. Hsieh expresó su entusiasmo por las nuevas oportunidades de servir a más personas en la zona.

En la tercera distribución, María Luisa Martínez y su esposo llegaron para recibir asistencia después de ser registrados por su hija a través de un código QR. Vicente Ramírez, un residente de Planada que se vio afectado por la inundación, llegó en silla de ruedas y agradeció al personal por la ayuda que recibió. Ofelia Castro, que había perdido su hogar y no tenía ingresos, llegó al lugar con tristeza y compartió su experiencia de pedir ayuda a través de amigos.

Por la tarde, Marcela Mendoza, una residente de Planada que se había beneficiado de la segunda distribución, se acercó al mostrador de información con dos alcancías de bambú en la mano. Varios voluntarios que habían participado en la segunda distribución hablaron con ella y ella les dijo que estaba profundamente conmovida por la historia de las “alcancías de bambú”, por lo que trajo las alcancías para transmitir amor a las personas que la rodeaban y las instó a recaudar amor. En solo diez días, dos alcancías se llenaron de “amor”.

El gobierno del condado de Merced también estuvo en primera línea proporcionando información sobre las necesidades del área relacionadas con la crisis actual.

En el condado de Merced, la mayoría de la población se dedica al trabajo agrícola. Muchos son indocumentados de bajos ingresos. La falta de viviendas disponibles antes de la catástrofe y los retrasos en el proceso de reconstrucción hacen que la recuperación sea aún más difícil para la población. A pesar de ello, se están proporcionando recursos y ayuda por parte de FEMA y otras organizaciones para ayudar a las comunidades.

Una joven familia recibe una tarjeta de efectivo prepagada que les ayudará a recuperarse.Foto/Kitty Lu

En una situación tan precaria, las tarjetas de efectivo prepagadas que Tzu Chi USA proporciona parecen un regalo del cielo, envuelto en amor.

Amor de Tzu Chi en el condado de Ventura

El 23 de febrero de 2023, voluntarios de la Oficina Nacional de Tzu Chi viajan al condado de Ventura. Foto/Youbin Huang

Tzu Chi proporcionó ayuda a 22 familias en el condado de Ventura, California, que fue una de las áreas más afectadas tras un desastre reciente. Por invitación de FEMA, y en colaboración con la organización United Way, Tzu Chi instaló un centro de recuperación de desastres donde registró a 68 familias y distribuyó $7,350 en tarjetas de efectivo a las familias seleccionadas el 23 de febrero.

Carolina June, madre, trabajadora agrícola y sobreviviente de la tormenta dijo: “Yo recolectaba fresas. Cuando comenzó la fuerte lluvia, nos despidieron de la granja. Recibí una llamada para volver al trabajo tres semanas después, pero solo trabajamos dos o tres días a la semana debido a la lluvia frecuente. Hay pocas fresas para recoger, y no hay dinero para pagar el alquiler o la comida”.

Estoy muy feliz de recibir la tarjeta de débito prepagada, puedo ayudar a nuestra familia a pagar el alquiler atrasado.

Graves secuelas

Mercedes Pérez, residente del condado de Merced, reveló que el desastre dejó huellas en sus hijos. “Cada vez que mi hija oye llover, piensa que va a volver a inundarse, y tengo que asegurarme de que se sienta segura”. Para aumentar la confianza de la pequeña, le explica: “Ya lo pasamos la primera vez; podemos volver a hacerlo”, aunque la madre albergaba en silencio sus propias preocupaciones. “Lo que me pasaba por la cabeza era: “¿Cómo volveré a recuperarlo todo?”, pensó Mercedes.

Mercedes Pérez esconde su preocupación ante sus hijos después de la catástrofe. Foto/Kitty Lu

Escape y rescate

María Guadalupe Rentería, una sobreviviente del desastre, expresó su gratitud hacia Tzu Chi por brindar ayuda a las personas afectadas durante ese momento crítico. Ella señaló que su familia de siete miembros lo perdió todo y que la tarjeta de débito proporcionada por Tzu Chi será de gran ayuda para ellos.

Los sobrevivientes se muestran en estado de shock mientras narran sus experiencias desde el momento en que huyeron hasta cuando escaparon y fueron rescatados. Mercedes Pérez, una madre soltera con tres hijos, sintió el peligro.

Mientras caminaba, el agua [se movía], tenía a mi bebé, a mi hijo de siete años y al mayor, y todos estábamos abrazados... al final alguien vino y nos rescató.

El camino por recorrer

La Fundación Budista Tzu Chi USA continúa su trabajo humanitario para ayudar a las personas afectadas por la tormenta invernal de 2023 en California. Después de las distribuciones de ayuda, el alcalde de la ciudad de Merced expresó su gratitud por la generosidad y compasión de Tzu Chi. Los voluntarios de Tzu Chi USA Región Noroeste trabajarán con los supervisores del condado y los líderes comunitarios locales en las áreas afectadas hacia la recuperación a largo plazo, que cubrirá la asistencia a través de FEMA y otros condados.

Una madre y su hija salen sonrientes de la distribución con tarjetas de efectivo prepagadas, mantas ecológicas y bolsas de regalo. Foto/C. M. Yung

Los californianos afectados por la tormenta invernal han demostrado su resiliencia y mentalidad positiva. Prefieren ser considerados como sobrevivientes y no víctimas, y están animando a otros a mantenerse positivos y con esperanza.

Tras un día largo pero muy gratificante, todo el equipo de ayuda se toma su tiempo para capturar el momento posando para una foto de grupo. Foto/C. M. Yung

COMPARTIR

EDICIONES PASADAS

Edición #22 | Mayo 2024
Edición #21 | Febrero 2024
Edición #20 | Noviembre 2023
Edición #19 | Agosto 2023
Edición #18 | Abril 2023
Edición #17 | Febrero 2023
X
微信裡點"發現"
掃QRCode便可分享此頁
複製網址
前往微信
按"複製網址"後複製連結後,再按"前往微信"即可前往微信App分享此頁