Sandy Moya: prueba de fortaleza y solidaridad comunitaria

Escrito por: Gabriela Barzallo | Editado por: M. Carolina Saheli 

Publicación #17

COMPARTIR

Sandy Moya representa el dicho: “Hoy por ti, mañana por mí”, que se basa en dar antes de recibir, y es muy consciente del significado de comunidad, ya que lo aprendió como voluntaria con organizaciones sociales ayudando a sus vecinos a lo largo de su vida, y luego recibiendo apoyo de ellos cuando más lo necesitaba. Sandy es madre soltera, cabeza de familia, cuidadora de sus padres y dos veces sobreviviente de cáncer de mama. Los tiempos difíciles la llevaron a recurrir a Tzu Chi, de quien recibió ayuda financiera. Ahora recuperada, Sandy recuerda a la fundación con cariño y gratitud, y trata de dar bondad a través de sus acciones, y transmitir el mensaje de reír, amar y vivir la vida con intensidad.

Sandy nació y creció en Nueva York, donde sus padres, migrantes ecuatorianos, se asentaron hace varias décadas. Sandy se define a sí misma como una persona de mente abierta, bondadosa, y como una activista que se preocupa por las causas justas, luchando para “hacer que ella y su comunidad vivan bien, apoyándose mutuamente”. Otros definen a Sandy como una guerrera—una sobreviviente de violencia doméstica—con una hija que ama mucho y que es su apoyo e inspiración.

Durante muchos años, Sandy se ofreció como voluntaria en organizaciones sin fines de lucro, ayudando a adultos mayores y familias inmigrantes a recibir servicios como atención médica y otros beneficios. Este trabajo le dio las herramientas para llegar al sistema judicial del Estado de Nueva York, donde desde 2015, labora como intérprete de español a inglés, ayudando a garantizar que el idioma no sea una barrera para la justicia y la equidad procesal.

En 2011, Sandy fue diagnosticada con cáncer de seno. Llena de temor e incertidumbre sobre su futuro y el de su familia, se sometió a quimioterapia que eventualmente la ayudó a vencer el cáncer. Sin embargo, esta victoria fue solo temporal. En 2016, el cáncer reapareció de manera más aguda. Durante ese tiempo, Sandy trabajó a tiempo completo para sustentar a su familia, mientras su salud se deterioraba. A pesar de la fortaleza que cultivó con el tiempo, Sandy se vio severamente desafiada física y emocionalmente. El cáncer cambió su vida. 

Fueron épocas muy difíciles y de mucha angustia. Era madre soltera, sobreviviente de violencia doméstica. Una vez que escuché cáncer pensé que iba a morir. Me angustiaba pensar ¿a dónde irá mi hija?

A pesar de su enfermedad, Sandy seguía trabajando y ayudando a la comunidad. La gente se sorprendía por su fortaleza, pero poco a poco el cáncer la debilitaba, dejándola inhabilitada para trabajar. Su situación económica empeoraba. Sandy no podía cubrir los gastos familiares ni los costos que la enfermedad le demandaba. 

En medio de su dolor, Sandy nunca perdió la fe. Esta la llevó a conocer a Tzu Chi en junio de 2016, cuando la fundación proporcionaba ayuda a los sobrevivientes del terremoto en Ecuador. En uno de los eventos benéficos, Martha Zambrano, directora ejecutiva del Centro Internacional Ecuatoriano y amiga de Tzu Chi, invitó a Sandy a cantar el Himno Nacional de Ecuador. Sandy aceptó y observó el trabajo abnegado de Tzu Chi con la comunidad ecuatoriana.

El cáncer vino como un enemigo. Lo odiaba. No quería perder mi cabello. No quería perder mis senos. Fue abrumador. Sin embargo, Tzu Chi siempre estuvo allí para apoyarme.

Sandy entona el Himno Nacional del Ecuador, durante el evento benéfico organizado por Tzu Chi en 2016. Foto/Equipo de Medios de Tzu Chi

Sandy se sintió motivada por el espíritu de Tzu Chi al enterarse de su apoyo a la comunidad ecuatoriana desde el terremoto hasta la recuperación de la líder comunitaria Nancy Tituaña, luego de un accidente de tránsito durante la pandemia. Esto la inspiró a colaborar con Tzu Chi  en oportunidades de voluntarismo, ferias y una celebración navideña en beneficio de familias inmigrantes asiáticas, afroamericanas y latinas. Sandy describe su relación con Tzu Chi como una relación hermosa e inspiradora de la que aprendió el significado del amor y la compasión.

El equipo de Tzu Chi visita a Sandy en su hogar para brindarle ayuda y apoyo en medio de su dolor. Foto/Nancy Wei

En marzo de 2022, Martha avisó a Tzu Chi que Sandy necesitaba ayuda. El equipo de Tzu Chi inició inmediatamente los trámites para ayudarla. En abril de 2022, Sandy tuvo que someterse a una cirugía de seguimiento del cáncer. La cirugía requeriría que ella estuviese en reposo absoluto durante 2 semanas. Antes de la cirugía, miembros de Tzu Chi visitaron a Sandy el 3 de abril y le entregaron una tarjeta prepagada para cubrir sus gastos urgentes. Sandy  se recuperó satisfactoriamente, y recuerda la solidaridad de todo el equipo de Tzu Chi, en especial de Ting y Nancy, quienes la visitaron antes de la cirugía.

Cuando tuve que operarme, ustedes estuvieron allí . Su donación cubrió lo que necesitaba. Estoy eternamente agradecida por su apoyo.

El apoyo de Tzu Chi no solo ha impactado la vida de Sandy, sino también a las personas referidas por ella. Una de esas personas es un amigo cercano que necesitaba ayuda en momentos difíciles y a quien Tzu Chi brindó apoyo financiero.

Luego de enfrentar cáncer de seno en dos ocasiones, Sandy hoy busca crear conciencia y ayudar a más mujeres que atraviesen situaciones similares. Foto/Cortesía Sandy Moya

El sufrimiento en los momentos difíciles y la compasión comunitaria enseñaron a Sandy a cultivar aún más la gratitud, bondad y las ganas de devolver a la comunidad. Está muy agradecida que sobrevivió el cáncer en dos ocasiones y con personas y organizaciones como Tzu Chi que ayudaron a salvar su vida. Las lecciones más grandes que aprendió de estos retos es de vivir la vida con intensidad, y valorar a la familia y a las personas a su alrededor. Cree que además de ayudar al prójimo, desea inspirar a otros a atreverse a reír, amar y vivir cada día como si fuese el último. También a sentir, a llorar cuando sea necesario, y a levantarse y seguir luchando.

Mi mensaje es que tenemos que ayudarnos entre todos, como Tzu Chi lo ha hecho. Han ayudado a Ecuador, Puerto Rico, en cualquier lugar donde haya una tragedia. Ustedes me ayudaron cuando estaba desesperada. Y yo quiero hacer lo mismo con los demás.

El equipo de Tzu Chi durante el evento benéfico Ecuador se Levanta, luego del terremoto de Ecuador en 2016. Foto/Equipo de Medios de Tzu Chi

Sandy es el reflejo de que el trabajo desde el corazón y el servicio comunitario siempre vuelve y se multiplica. Como dice el dicho: “Hoy por ti, mañana por mí”, Sandy vive esto día a día, bajo el legado de trabajo en equipo, compasión y amor.

COMPARTIR

ÚLTIMAS PUBLICACIONES

#19 Edición | Agosto 2023
#18 Edición | Abril 2023
#17 Edición | Febrero 2023
#16 Edición | Noviembre 2022
#15 Edición | Agosto 2022
#14 Edición | Mayo 2022
X
微信裡點"發現"
掃QRCode便可分享此頁
複製網址
前往微信
按"複製網址"後複製連結後,再按"前往微信"即可前往微信App分享此頁