COMPARTIR

La solidaridad se entrelaza después del desplazamiento

Escrito por Gabriela Barzallo

Publicación #19

COMPARTIR

Voluntarios de Tzu Chi van al campamento de refugiados de Azraq en la área desértica de Jordania para ofrecer una clínica gratuita y distribución. Foto/Xing-Hong Chou

El conflicto, la violencia y la persecución son como manos de hierro que arrancan despiadadamente a las personas del lugar donde se han asentado durante generaciones, y son arrojadas a lo remoto y desconocido. Estas personas se han visto obligadas a entrar en nuevos países, a establecerse en las tierras de otros, y no solo enfrentan barreras lingüísticas y culturales, sino que también son separadas de sus familias y amigos. Su cálido y hermoso hogar se convierte en un recuerdo. La libertad y la estabilidad se convierten en un lujo inalcanzable. Sus nuevas designaciones son “refugiados”.

En mayo de 2022, Filippo Grandi, Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), anunció que hay 100 millones de personas desplazadas en el mundo debido a conflictos y guerras. Eso es más del doble de la cifra registrada hace una década. “Este es un registro que no debería existir”, lamenta Grandi, expresando su preocupación de que esta cifra solo aumentará si los conflictos actuales no se resuelven o gestionan de manera efectiva. Esto representa un enorme desafío para la comunidad humanitaria internacional. La necesidad de soluciones a largo plazo y una mayor asistencia son urgentes.

La ACNUR ha estado trabajando en conjunto con organizaciones internacionales con el objetivo de encontrar soluciones para las personas que se ven obligadas a huir de sus hogares. Con la adopción del Pacto Mundial sobre los Refugiados en 2018, países de todo el mundo han acordado aprovechar los recursos, encontrar socios y formas de explorar soluciones mejores y oportunidades innovadoras viables. Para promover el pacto, se llevó a cabo el primer Foro Global sobre Refugiados en Ginebra, Suiza, del 16 al 18 de diciembre de 2019. El foro insta a los Estados miembros a proponer soluciones constructivas y sostenibles para los cuatro objetivos: 1) “Aliviar la presión sobre los países que acogen a refugiados”, 2) “Mejorar las oportunidades para que los refugiados sean autosuficientes”, 3) “Ampliar el acceso de los refugiados a soluciones en países en vías de desarrollo, como el reasentamiento” y 4) “Apoyar las condiciones en los países de origen de los refugiados para que puedan regresar de manera segura y digna”.

En respuesta al foro, la esperada Exhibición de Ayuda a Refugiados a Nivel Mundial de Tzu Chi USA, titulada “Desplazados”, se inauguró el 17 de junio de 2023 y estará disponible hasta finales de este año en el Centro de Alivio Compasivo de Tzu Chi, ubicado cerca de la sede de las Naciones Unidas en la ciudad de Nueva York.

En 2016, voluntarios de Tzu Chi fueron al campamento de refugiados de Azraq en Jordania para ofrecer una clínica gratuita. El médico Yi Bang Li del Hospital Tzu Chi de Hualien (primero desde la izquierda) realiza un chequeo dental a un refugiado. Foto/Cuiwei Pan.

Desde 1979, cuando Tzu Chi dio el primer paso en su ayuda humanitaria al proporcionar asistencia de emergencia para el reasentamiento de refugiados vietnamitas en las Islas Penghu en el Estrecho de Taiwán, Tzu Chi ha seguido tomando acciones prácticas. A lo largo de las décadas, millones de personas desplazadas se han conectado con Tzu Chi. Además de proporcionar asistencia inmediata, Tzu Chi también brinda atención a largo plazo en las áreas de atención médica y educación, ayudando así a innumerables personas desplazadas a cambiar sus vidas. Ante la actual crisis humanitaria internacional, el grito más fuerte de Tzu Chi por la paz mundial está detrás de la exposición.

En un refugio en Járkov, en el este de Ucrania, niños estudian con material escolar proporcionados por UNICEF. Foto/Kristina Pashkina

“Nunca me he sentido en casa en ningún lugar”, dice Ida Eva Zielinska, la curadora de la exposición, quien se convirtió en refugiada junto a su familia cuando tenía ocho años: “Aunque desde entonces obtuve la ciudadanía en mi nuevo país, este sentimiento nunca desapareció”. En el proceso de escribir el guión para la exposición, la ansiedad y el miedo del pasado la golpearon nuevamente: “He experimentado el trauma del desplazamiento. Mi familia es de Polonia, en Europa del Este, y estamos profundamente marcados por la guerra. Al presenciar la difícil situación de guerra en Ucrania, país vecino, y el fuerte apego de aquellos que se vieron obligados a huir de su tierra natal, mi dolor y sufrimiento reaparecieron”. Al explorar la historia de Tzu Chi en la ayuda a refugiados internacionales, descubrió que “el hogar” está en todas partes: “El trabajo de ayuda y caridad de Tzu Chi me ha mostrado que, más allá de las diferencias visibles de país y etnia, existe una raíz más profunda que nos une a todos. Compartimos un hogar: la Tierra. Espero que a través de la presentación visual de palabras, fotos, imágenes y pinturas, los espectadores puedan conmoverse y empatizar con el desplazamiento horrible, dramático y doloroso”.

El zapato de un refugiado se ve desgastado debido a las largas caminatas. Foto/Suzhen Wang

En cuanto al diseño de la exposición, la curadora visual Ling Soo ha concebido muchas pequeñas ideas ingeniosas. En la sala de entrada, se ha instalado una película borrosa de vinilo, similar a un espejo, en la parte inferior de la pared a la altura de las rodillas de una persona. Este diseño se repite en diferentes áreas de la exposición.

Cuando el espectador se mueve, los pies reflejados parecen ser cómo lucían los refugiados cuando huían de sus hogares. Junto con el contenido en la pared, esto permite que el espectador experimente mejor la sensación de incertidumbre y confusión de las personas desplazadas

El dibujo es un recuerdo del hogar del artista que fue destruido por una bomba. En el dibujo hay un automóvil eléctrico y una bicicleta, regalos que su madre le compró solo dos días antes del estallido de la guerra. En el centro, el artista añadió un sol brillante para representar un futuro lleno de esperanza. Pintor/Burhan Antabi

Aunque sus hogares se han vuelto distantes, la bondad más preciada de la humanidad en los corazones de los niños refugiados se ha conservado gracias a la compañía inquebrantable de Tzu Chi, y las siguientes palabras de la Maestra Cheng Yen que han inspirado a los voluntarios a brindar ayuda: “Permítales saber que todavía hay personas en el mundo que los aman, para que cuando crezcan, sus corazones no se llenen de odio”.

El trabajo de Tzu Chi: Entrevista con Debra Boudreaux

Debra Boudreaux, directora ejecutiva de Tzu Chi USA, comenta que después de la Guerra de Kosovo [en 1999], Tzu Chi brindó atención médica y dental a refugiados que llegaron a Los Ángeles. En ese momento, solo los veían como pacientes. Con el paso de los años, los voluntarios de Tzu Chi comenzaron a brindar apoyo a las personas que buscaban refugio en Estados Unidos, pero nunca usaron el término ‘refugiado’, y en su lugar los denominaron casos individuales de caridad.

Boudreaux en su entrevista dice que Tzu Chi USA supervisa los asuntos de refugiados en dos vías diferentes; la primera es como resultado de la migración a Estados Unidos y la segunda enfocada en personas desplazadas internamente (IDP, por sus siglas en inglés). Estos pueden ocurrir en San Diego desde Tijuana, Las Vegas, Denver, Washington D.C. y/o incluso en Nueva York. El objetivo de Tzu Chi es proporcionar asistencia económica de emergencia para cubrir el alquiler, el transporte, la comida y otras necesidades.

Tzu Chi puede realizar su labor ya que las oficinas de Tzu Chi en todas las regiones del mundo tienen sus propias fortalezas. Por ejemplo, en Tailandia y Malasia, Tzu Chi puede proporcionar servicios de seguridad social, como atención médica y dental, y más. En Serbia, Tzu Chi brinda apoyo para el sustento, incluyendo capacitación en habilidades laborales. Esto se debe a que los voluntarios de Tzu Chi allí trabajan con ACNUR. En Turquía, los voluntarios de Tzu Chi brindan una plataforma educativa a los refugiados sirios, empoderando también a los adultos.

Comentarios de Boudreaux sobre la exposición

El objetivo de esta exposición es que, como organización basada en la fe, se brinde este tipo de apoyo a los refugiados, y que se permita reflexionar sobre las historias que se encuentran detrás de las cifras de la migración forzada. Esto nos invita a pensar en qué haríamos en esa situación. Es una reflexión previa a la mitigación. Por otro lado, también muestra cómo nuestros programas únicos han logrado el éxito y qué necesitan para seguir adelante.

Ilustración/Rayan Alhamo.

Ilustraciones vívidas, exhibidas en Desplazados: Compasión después del desarraigo, retratan la brutalidad de la guerra civil en Siria, pero también la esperanza de una nueva vida en la vecina Turquía. Fueron dibujadas a mano por niños refugiados de Siria que ahora son estudiantes en la Escuela Internacional El Menahil de Tzu Chi en Estambul.

Además, queremos compartir mucho con el público en general, especialmente con aquellos que están preocupados pero no entienden quiénes somos, qué hacemos y cómo podemos ayudar. Tzu Chi busca inspirar una mayor empatía en los demás y mostrar cómo podemos proporcionar un entorno culturalmente más sensible para las personas que experimentan el desplazamiento forzado.

Los budistas estamos haciendo realmente muchas cosas buenas en todo el mundo. A través de los logros de Tzu Chi, nuestros recursos y programas, mostramos que todos podemos marcar la diferencia.

COMPARTIR

EDICIONES PASADAS

Edición #22 | Mayo 2024
Edición #21 | Febrero 2024
Edición #20 | Noviembre 2023
Edición #19 | Agosto 2023
Edición #18 | Abril 2023
Edición #17 | Febrero 2023
X
微信裡點"發現"
掃QRCode便可分享此頁
複製網址
前往微信
按"複製網址"後複製連結後,再按"前往微信"即可前往微信App分享此頁