Después del Ciclón Idai: Encontrando Esperanza en Mozambique

Escrito por Hsiao Yiu-hwa | Traducido por Martina Tapia

Publicación #8

COMPARTIR

El 31 de marzo se condujo la distribución de provisiones a gran escala. 

Después de que uno de los peores ciclones tropicales de África causó estragos en Mozambique, un grupo de voluntarios locales de Tzu Chi trajo nuevas esperanzas al país.

Llorando, ella recuerda el momento en que el ciclón Idai tocó tierra, Ines Joao dijo que la tormenta duró horas y, en poco tiempo, la vasta tierra que tenía ante ella quedó completamente inundada. En medio de vientos y gritos de personas y animales por igual, su casa se había ido. Junto con su familia de siete y sus vecinos, Inés se refugió al lado del camino y, a menudo, tuvo que soportar días sin comida.

La experiencia de Inés no es una excepción, sino parte de una realidad que enfrentan innumerables sobrevivientes del ciclón Idai.

Dino Foi pasando bolsa de arroz
Los voluntarios fueron a los centros de desastre a distribuir las provisiones para aliviar las difi cultades en que los aldeanos estaban y poder así ayudarlos a levantarse y reconstruir sus casas..Dino Foi pasando una bolsa de arroz. Foto/ Kaifan Tsai
El ciclón Idai azotó Africa y causó daños severos en Mozambique. Los voluntarios se dirigieron a Nhamatanda para evaluar la zona de distribución de provisiones. El centro de desastre de Nhamatanda era sumamente poblado. Foto/ Kaifan Tsa

El ciclón tropical Idai golpea a Mozambique

En marzo de 2019, un ciclón tropical intenso golpeó el este de África, dejando un rastro de destrucción en Mozambique, Zimbabwe y Malawi. El ciclón Idai se formó el 4 de marzo y tocó tierra en Mozambique a principios de marzo. Después se dirigió al este hacia, el Canal de Mozambique, y luego regresó para hacer una segunda caída a tierra a mediados de marzo.

En Mozambique, el ciclón cobró más de 600 vidas, hirió a más de 1.000 personas, destruyó escuelas, dañó decenas de miles de casas y afectó a más de 1.85 millones de personas. En la segunda ciudad más grande del país, Beira, donde Idai tocó tierra por segunda vez, las carreteras, la electricidad y los medios de comunicación se cortaron en su mayoría debido a que las líneas eléctricas se habían estrellado y las carreteras estaban sumergidas en el agua. El desastre también inundó más de 700.000 hectáreas de tierras agrícolas, causando una grave escasez de alimentos y dejando a los residentes locales en extrema necesidad de ayuda.

A raíz del desastre, bajo la instrucción de la Maestra de Dharma Cheng Yen, los voluntarios de Tzu Chi en Mozambique se movilizaron de inmediato para llevar a cabo la ayuda en caso de desastre. El 20 de marzo, los voluntarios de Tzu Chi salieron en dos rutas hacia las áreas afectadas por el desastre. Un voluntario local voló directamente de la capital, Maputo, a la ciudad portuaria de Beira para estudiar el desastre. Un grupo de voluntarios tomó otra ruta conduciendo hacia el norte desde Maputo con bolsas de arroz, cubriendo más de 1.000 kilómetros de carreteras lodosas y dañadas hasta que llegaron a las zonas más afectadas de las provincias de Sofala y Manica. Antes de fines de marzo, se distribuyeron suministros de arroz y de emergencia a los sobrevivientes del ciclón.

A principios de abril, más de 2.000 bolsas de suministros que se habían empacado en la oficina de Tzu Chi en Maputo llegaron a Nhamatanda en la provincia de Sofala en grandes camiones. Con cada una pesando 36 kilos, cada bolsa de suministros para los residentes afectados contenía sal, harina de maíz, frijoles, aceite de cocina, jabón, mosquiteras y solución de purificación de agua.

Un rayo de luz en una tierra devastada

Con la destrucción casi completa en las áreas gravemente afectadas, el trabajo de socorro en casos de desastre se enfrentó a desafíos importantes. Los voluntarios en su camino para proporcionar ayuda a menudo tenían que salir de sus autos para empujarlos fuera del barro. Los fuertes vientos y las lluvias también irrumpieron en las orillas del río Buzi en el centro de Mozambique, que inundó vastas extensiones de tierras agrícolas, destruyó cultivos y causó una crisis alimenticia. Antes de que los voluntarios de Tzu Chi llegaran a las áreas afectadas por el desastre, se dice que los lugareños no tenían nada que comer durante dos semanas, sino una sopa muy fina hecha de una taza de frijoles cocinados en una olla grande de agua, que luego se compartió entre docenas de personas.

Cuando el equipo de ayuda en caso de desastre de Tzu Chi se dirigía a Nhamatanda, tuvieron que detenerse en medio de la carretera y esperar a que pasaran los autos de la otra dirección. Debido a que partes de la carretera fueron completamente destruidas por las inundaciones, había una sección de 10 kilómetros que solo podía ofrecer tráfico en un solo sentido. Mientras los coches esperaban, un anciano cojeando descalzo que se apoyaba con un bastón hecho de una rama de árbol se les acercó.

Lentamente hizo algunos gestos y habló débilmente unas pocas palabras, preguntando si había algo para comer. Había un rastro de expectativa en los ojos desanimados del anciano. Alguien en el auto del equipo de ayuda de Tzu Chi compartió con el anciano la poca comida que tenía. Cuando los autos finalmente comenzaron a moverse, el anciano descalzo permaneció en la carretera abrasada por el sol, viéndolos partir.

Cuestiones críticas a la espera de ser resueltas

Las fuertes lluvias e inundaciones provocadas por el ciclón Idai dejaron las zonas de desastre con agua estancada durante más de un mes, lo que crió mosquitos y empeoró las condiciones higiénicas. Las bolsas de agua, aparentemente hermosas desde la distancia, emanaban un olor fétido que podía olerse cuando uno se acercaba a ellas. Con poco acceso al agua potable, los habitantes de la zona extraían agua subterránea para su uso, pero a medida que el agua contaminada fluía bajo tierra, se desató una epidemia de cólera, que provocó más de 1.000 casos confirmados y al menos 3 muertes.

El amor proveniente del mundo entero permite a los aldeanos sonreir nuevamente.

Las organizaciones de salud internacionales proporcionaron de inmediato las vacunas orales, y el gobierno local pidió a los locales que se vacunaran con la esperanza de controlar el brote de cólera.

Además, a medida que el ciclón mortal sumergió vastas extensiones de tierras agrícolas y destruyó cultivos, una crisis alimentaria está en marcha.

En medio de una tierra agrícola devastada se encontraba Cordeiro, de cuarenta y un años de edad, que estaba rodeado de plantas de maíz ahogadas por las inundaciones. Con un azadón, cavó pequeños agujeros en el suelo. Su madre y su esposa estaban a su lado con varias mazorcas de maíz en sus manos, recogiendo los pocos granos de maíz que aún eran buenos y dejándolos caer en los agujeros. Con sus pies descalzos, cubrieron los agujeros con tierra. Así es como los lugareños plantan su maíz.

Originalmente, esta no era la temporada para plantar cultivos, ya que se esperaba una cosecha de maíz en breve. Pero cuando el ciclón Idai golpeó, permaneció más de 10 horas en el pueblo, derribando un gran árbol e inundando todo el campo. Con una altura de hasta 1.5 metros, las aguas de la inundación permanecieron durante una semana y destruyeron todos los cultivos de maíz que podrían haberse cosechado en breve.

Después de que las inundaciones retrocedieron, Cordeiro, su madre y su esposa inmediatamente comenzaron a plantar nuevamente en sus tierras, con la esperanza de minimizar las pérdidas y acortar el período de no cosecha. Incluso en tiempos sin desastres, los expertos han señalado que no es fácil tener una producción estable de alimentos en las zonas rurales de la provincia de Sofala. Entonces, con la destrucción provocada por Idai, los medios de vida ya difíciles de la gente local solo han empeorado. Y como no quedan cultivos para cosechar, se espera que los precios de los alimentos se disparen.

Voluntarios organizando y ayudando en la zona de desastres
Los voluntarios distribuían y organizaban los trabajos entre ellos mismos, al mismo tiempo que visitaban a las zonas afectadas y casos especiales de cuidado, buscaban futuros sitios de distribuciones. Todo para que los aldeanos se recuperen cuán pronto sea posible. Foto por Kaifan Tsai

Con amor hay esperanza

El 7 de Abril se condujo la entrega de provisiones a gran escala en Nhamatanda. Foto por Kaifan Tsai
El 7 de Abril se condujo la entrega de provisiones a gran escala en Nhamatanda. Foto por Kaifan Tsai

Después de que el ciclón Idai pasó, la línea costera de la ciudad de Beira ha resurgido. Las tranquilas olas se adueñan de la orilla, y la cálida puesta de sol ha tornado dorados el cielo y la tierra. Tres jóvenes locales pasaron por la playa, que se ha convertido en su lugar para pasar la noche después del desastre.

En medio de la pérdida y destrucción provocada por uno de los peores desastres naturales en Mozambique, todavía hay esperanza, ya que el optimismo corre en la sangre de la población local. En un centro en Mahotas, Maputo, cerca de 500 personas, en su mayoría mujeres, trabajaron arduamente para preparar y empacar suministros para los necesitados. Mientras trabajaban, se reían, cantaban e incluso bailaban a veces. Los transeúntes podrían haberse preguntado acerca de la fiesta aparentemente animada allí.

Sin embargo, la verdad es que estas personas locales han trabajado día y noche durante más de una semana, y continuarán haciéndolo durante bastante tiempo. Sin recibir ningún pago, estas personas que están tan dispuestas a entregarse son voluntarios de Tzu Chi en Mozambique, que trabajan arduamente para empacar y preparar 5.000 bolsas de suministros, cada una de las cuales pesa más de 30 kilos, para ser enviadas a personas necesitadas a 1.000 kilómetros de distancia.

Con la entrega desinteresada de estos voluntarios locales, así como con el amor y la atención de personas de todo el mundo, se puede encontrar esperanza en Mozambique nuevamente.

Para terminar con las catástrofes del mundo, debemos hacer conciencia y mejorar la mente humana

Aforismo de Jing Si por la Maestra Cheng Yen
Distribución del 31 de Marzo
El 31 de marzo se condujo la distribución de provisiones a gran escala. Los voluntarios fueron a los centros de desastre a distribuir las provisiones para aliviar las dificultades en que los aldeanos estaban y poder así ayudarlos a levantarse y reconstruir sus casas. Foto por Kaifan Tsai

COMPARTIR

ÚLTIMAS PUBLICACIONES

#16 Edición | Noviembre 2022
#15 Edición | Agosto 2022
#14 Edición | Mayo 2022
#13 Edición | Marzo 2022
#12 Edición | Octubre 2021
#11 Edición | Abril 2021
X
微信裡點"發現"
掃QRCode便可分享此頁
複製網址
前往微信
按"複製網址"後複製連結後,再按"前往微信"即可前往微信App分享此頁