COMPARTIR

Tres décadas de compasión y cuidado:
Un vistazo a la Misión Médica de Tzu Chi USA (Part 2)

Escrito por: Adriana DiBenedetto y Pheel Wang
Editado por: M. Carolina Saheli y Gabriela Guandique
Traducido por: Maria Pacheco

Publicación #22

COMPARTIR

Involucrada en el establecimiento de la clínica gratuita, la voluntaria de Tzu Chi, Emily Chu, asume el papel de asistente dental después de que el centro abrió sus puertas en 1993. Foto/Cortesía de Emily Chu

Mujeres artesanas con iniciativa

“En 1993, éramos miembros de Médicos Sin Fronteras”, dijo Meizhao Wu, voluntaria de enfermería, “y todos los años íbamos a Monterey Park en California para ser voluntarios en la estación de emergencia para la celebración del Día de las Madres. En ese momento, casualmente, había un cardiólogo, el Dr. Guo Xing Ye, que nos dijo que Tzu Chi iba a abrir una clínica gratuita. Entonces, nosotros, que incluíamos al Dr. Ye y algunas enfermeras, fuimos a ver qué pasaba”. Cuando Mei Zhao Wu fue por primera vez a la clínica gratuita, vio un equipo pequeño pero fuerte: “Realmente no había mucha gente, solo la Hermana Debra Boudreaux y Emily Chu en la oficina para la administración, además de una enfermera y un farmacéutico. Quien estuviera disponible venía a trabajar en los turnos”.

“Cuando abrimos, dependíamos de voluntarios en tres departamentos: medicina interna, odontología y medicina tradicional China”, dijo el Dr. Chin-Lon Lin. En ese momento, también había servicios de otorrinolaringología y oftalmología, pero debido a que el equipo aún no estaba completamente en su lugar, estos dos servicios se llevaron a cabo en las clínicas de médicos voluntarios para compensar la necesidad de personal, fondos, equipo y espacio.

La clínica no siempre tenía suficientes medicamentos en ese entonces, por lo que todos se esforzaban para cubrir estas necesidades. “Por ejemplo, ¿de dónde sacaba el departamento de farmacia los medicamentos caros? Las compañías farmacéuticas tienen medicamentos que están cerca de su fecha de vencimiento; no pueden venderlos a las farmacias, porque si los ponen en los estantes y luego se venden a los pacientes, los medicamentos pueden haber caducado. Así que nuestros voluntarios fueron y pidieron grandes frascos de medicamentos que contenían 1,000 pastillas, y luego los dividieron en paquetes pequeños para que pudiéramos proporcionar los medicamentos de forma gratuita mientras los medicamentos estaban dentro de la fecha de vencimiento”, expresó el Dr. Chin-Lon Lin, sonriendo por la ingeniosidad de su equipo en ese momento.

Iba a otras clínicas a recoger muestras de medicamentos que sabía que habían sido proporcionadas por compañías farmacéuticas a médicos que conocía. Si no recoges estos medicamentos, es un desperdicio si no se usan. Estos son los medicamentos que podrían usarse en la clínica. Es solo cuestión de ir y conseguirlos.

護士吳美照為病患點眼藥水
Siempre dedicada a servir al público, la enfermera Mei Zhao Wu administra gotas para los ojos a un paciente en una sesión clínica gratuita. Foto/Meixue Lin

“¡Solo hazlo! Esa es nuestra frase”. Los voluntarios, incluyendo a Meizhao Wu, no tenían miedo a los desafíos y creían que superarlos era parte de su trabajo: “El Dr. Chin-Lon Lin hizo todo en los primeros días, aunque era el director, hacía todo lo que un médico debería hacer por sí mismo, y lo admiro por eso. Cada uno de los voluntarios trabajaba sin quejarse. Siempre que otros lo necesiten y siempre que podamos lograrlo, lo haremos”. Meizhao Wu, que tiene más de ochenta años, se emocionó al hablar sobre ese período de arduo trabajo hace treinta años. “Muchos voluntarios me conmovieron. Por ejemplo, la hermana Nancy Chou limpiaba y fregaba el suelo ella misma cuando un paciente se enfermaba. También estaba el Dr. Youxiao Du, que lo hacía todo él mismo. Independientemente de sus roles como médicos o de otra índole, estas personas no tenían miedo de arremangarse para sus pacientes; simplemente lo hacían todo por sí mismos. Mientras esté aquí hoy, limpiaré estas cosas para que los pacientes puedan recuperarse y ser felices”.

義診中心第一次門診
La primera sesión ambulatoria se lleva a cabo en la Clínica Gratuita Tzu Chi en Alhambra, California. Foto/Emily Chu

Recuerdo cuando di mi discurso el día de la apertura hace treinta años. Les dije a todos que esta Clínica Gratuita Tzu Chi es el resultado del amor de muchas personas y que este amor se transmitirá de generación en generación.

Dirigido por el Dr. Chin-Lon Lin, el equipo de la misión médica en los EE. UU. dio sus primeros pasos hacia adelante. Aunque no fue fácil, gracias al amor, la dedicación y la profesionalidad del equipo, ha recibido varios premios desde su inicio. “¡También hay reconocimiento del gobierno de Los Ángeles! Nosotros, como inmigrantes, venimos de otros países y tomamos recursos del país más poderoso, Estados Unidos: Tarjeta de Residente Permanente (tarjetas verdes), números de seguro social, atención médica. Somos la primera organización budista de inmigrantes que retribuye a la comunidad local. Recibimos tantos premios y medallas porque sintieron nuestro amor. La Maestra dijo: “Tenemos que devolver a la comunidad donde llegamos, una vez que ponemos un pie en esta nueva tierra”. 

Avanzando gracias al amor

La primera clínica médica de Tzu Chi en los EE. UU. abrió sus puertas a la comunidad el 1 de noviembre de 1993 para proporcionar servicios de salud gratuitos a los residentes locales, registrándose oficialmente el 28 de diciembre del mismo año.

En esencia, cada componente de la misión médica de Tzu Chi tiene la compasión en su núcleo, guiada por el principio budista de interdependencia: la comprensión de que el comportamiento y la actitud de cada persona involucrada, así como aspectos del diseño del edificio y el procedimiento de cuidado, contribuyen al conjunto.

A medida que se corrió la voz, el número de pacientes que visitaban la clínica creció rápidamente. A fines de septiembre de 1995, la clínica había recibido 10,280 visitas de pacientes. Durante el primer año de funcionamiento de la clínica, desde noviembre de 1993 hasta septiembre de 1994, había recibido 3,600 visitas de pacientes. Sin embargo, el crecimiento de la clínica no se detuvo ahí. En el año siguiente, de octubre de 1994 a septiembre de 1995, el número de visitas de pacientes aumentó a 6,680, representando una tasa de crecimiento ascendente que solo continuaría floreciendo con las misiones de Tzu Chi. Desde 1993, los servicios médicos de Tzu Chi se han expandido desde una sola clínica gratuita a tres centros de salud permanentes y doce clínicas móviles, fortaleciendo aún más su ambición de apoyar a comunidades saludables.

Hoy, el Centro de Salud Tzu Chi en Alhambra, California, es un centro de salud médico, dental y de acupuntura que presta servicios a Alhambra y las comunidades vecinas, incluyendo Los Ángeles, Monterey Park, Rosemead, Pasadena, San Gabriel, South San Gabriel, Temple City, Montebello, El Monte, South El Monte y Arcadia.

Añadiendo un gran valor a la misión médica de Tzu Chi, en 2020, el Centro de Salud Alhambra de Tzu Chi USA fue certificado como un Centro de Salud con Calificación Federal, mejorando la capacidad de Tzu Chi para brindar atención médica de calidad a las comunidades vecinas. El Centro de Salud Alhambra de Tzu Chi acepta Medi-Cal, Medicare y la mayoría de los planes de seguro médico, y también es conocido por su atención compasiva y su Programa de Descuentos de Tarifas Móviles asequibles.

Trabajando en colaboración con organizaciones asociadas globales, nacionales y locales, las comunidades con acceso a servicios de salud en todo Estados Unidos siguen creciendo, y la conciencia de salud pública se vuelve más sólida. Colaborando con otros grupos comunitarios, la Clínica Gratuita Tzu Chi celebra una Feria de Salud Comunitaria en Alhambra dos veces al año, brindando educación en salud, vacunas contra la gripe gratuitas, mamografías y otros exámenes a los residentes de la comunidad. Cuando se crearon los Grupos de Apoyo contra el Cáncer y los Grupos de Apoyo contra la Hepatitis de Tzu Chi, permitió a los pacientes formar una comunidad. Y los médicos en esos campos se reúnen con las familias, lo que les permite compartir sus experiencias y preocupaciones, ofreciendo un espacio verdaderamente valioso para el apoyo en tiempos difíciles.

La Fundación Médica de Tzu Chi presta especial atención a satisfacer las necesidades médicas de poblaciones desatendidas. Sus clínicas móviles se centran especialmente en la atención de los trabajadores migrantes en toda la región central de California, mientras que las clínicas permanentes proporcionan una base para tratar casos más complicados, como cirugías menores o enfermedades crónicas con complicaciones. Los servicios de clínicas móviles de Tzu Chi USA también se extienden más allá de California. En Nueva York y Las Vegas, las Clínicas Móviles de Tzu Chi abordan las necesidades de cuidado de la visión y dental en comunidades médicamente desatendidas, con esfuerzos especiales enfocados en los niños en edad escolar.

A través de sus tres clínicas permanentes (Alhambra, Wilmington, South El Monte), doce clínicas móviles y eventos de atención médica, la Fundación Médica Tzu Chi ofrece servicios dentales, médicos, de acupuntura, de visión, detección de cáncer y salud comunitaria. Los centros de salud atienden a más de 150,000 visitas al año, mientras que las clínicas móviles y los eventos de atención médica atienden a más de 100,000 pacientes anualmente. En 2022, se organizaron un total de 79 eventos nacionales de atención médica para los residentes locales, brindando tratamientos muy necesarios y medicamentos gratuitos para quienes no pueden costearlos. Este esfuerzo es posible gracias al apoyo de socios locales, 622 profesionales médicos y 1,763 voluntarios generales.

Orígenes
Tres décadas de compasión y cuidado: Un vistazo a la Misión Médica de Tzu Chi USA (Part 2)

COMPARTIR

EDICIONES PASADAS

Edición #22 | Mayo 2024
Edición #21 | Febrero 2024
Edición #20 | Noviembre 2023
Edición #19 | Agosto 2023
Edición #18 | Abril 2023
Edición #17 | Febrero 2023
X
微信裡點"發現"
掃QRCode便可分享此頁
複製網址
前往微信
按"複製網址"後複製連結後,再按"前往微信"即可前往微信App分享此頁